Beneficios emocionales de la actividad física

 

En una sociedad como en la que vivimos actualmente, donde el ruido de la publicidad y el correr del día a día se convierten parte de nuestra rutina, se vuelve crucial desarrollar hábitos saludables que nos posibiliten la reducción del estrés y tener una mejor calidad de vida.

El bienestar emocional de una persona está compuesto por varios factores, como un descanso adecuado, una alimentación balanceada y el ejercicio físico entre otros, en este último factor es que vamos a enfocarnos en este artículo; ¿Para qué y cómo incorporar la actividad física en nuestro diario vivir?

Vamos a comenzar conociendo algunos de los beneficios que obtenemos al incorporar la actividad física en nuestra vida diaria.

*Mirado desde la parte bioquímica cerebral, el deporte actúa sobre el sistema nervioso central, estabilizando determinadas proteínas y evitando la aparición de enfermedades producidas por la ruptura “del equilibrio de estas sustancias”, afirma Miguel del Valle.El ejercicio favorece la liberación de endorfinas, unas sustancias químicas que producen sensación de felicidad y euforia.

*Mejora la autoestima (autoconcepto) y la confianza de la persona, ya que le permite trabajar en el cuerpo que desea habitar y se sentirá mejor consigo misma.

*A medida que la percepción de ti mismo y tu salud emocional mejoran, tus relaciones sociales también pueden mejorar. Debido a tu aumento de autoestima tendrás más posibilidades de llegar a los demás

*La actividad física tiene una influencia directa sobre el funcionamiento intelectual, permite desarrollar mayores niveles de atención y memoria a la persona.

*Ayuda significativamente en la recuperación de trastornos emocionales tales como la ansiedad y la depresión. En cualquier enfermedad mental el deporte es una pieza clave. Además reduce el estrés.

Los beneficios de la actividad física se pueden obtener de muchas formas y no hay necesidad de volverse un atleta o aficionado del gimnasio, tampoco invertir grandes sumas de dinero en equipos, ropa o accesorios. La Organización Mundial de la Salud recomienda que los adultos (18-64 años) realicen al menos 150 minutos a la semana de actividad física de intensidad moderada.

A continuación compartiré contigo unos tips mentalizados  si tu propósito es comenzar a llevar  un un estilo de vida más activo y saludable desde mi diario vivir y mi experiencia incorporando la actividad física en mis hábitos.

Tips mentalizados:

  1. Inicia el día con 15 minutos de estiramiento, te recomiendo este ejercicio llamado desde el Yoga como “Saludo al sol” seguido de un estiramiento al cuello para relajarlo y comenzar el día con una mayor conciencia del cuerpo.
  2. Incorpora en tu agenda el trote, yo dedico 3 días a la semana para trotar durante 45 minutos, me gusta hacerlo en la calle en la medida de lo posible en un parque o un hábitat natural para oxigenar también mis pulmones.
  3. De vez en cuando cambia el carro, el taxi o el bus por caminar y/o montar en bicicleta, el uso de estos medios de transporte te permitirá disfrutar del ejercicio diario, ahorrar dinero y disminuir el estrés que en ocasiones genera el tráfico pesado.
  4. Hidrata mucho tu cuerpo, pues al realizar actividad física vas a perder sales y necesitas recuperar, además bebe agua además de poner la piel muy fresca también disminuye la ansiedad.
  5. Para tonificar tu cuerpo practica una rutina de ejercicios de tonificación de 15 minutos 3 veces por semana, preferiblemente después del ejercicio cardiovascular (Trote)

«Cuanto mayor sea tu nivel de energía, más eficiente es tu cuerpo. Cuanto más eficiente es tu cuerpo, mejor te sentirás y más usarás tu talento para producir resultados increíbles».

Anthony Robbins

 

2 Responses

  1. Avatar
    11 octubre 2017 at 7:36 am

    Me ha agradado este artículo, muchas gracias por compartirlo y prosigue así.

    • Avatar
      Psico. Carolina Molina
      28 diciembre 2017 at 8:53 pm

      Con mucho gusto.